María Rosa Navarro Ares

Aunque me he dedicado 12 años profesionalmente a las telecomunicaciones, mi otro campo de actuación, es el marco de la investigación en culturas como el antiguo Egipto, para aprender todo aquello que desde la antigüedad, se nos dejó como herencia y recordar quienes somos como seres humanos.

Desde hace 5 años, recorro un camino evolutivo, experimentando un trabajo interior de autoconocimiento, sanación y aceptación. Por todo ello, soy comunicadora y ofrezco técnicas para ayudar a las personas que han intentado todo lo que tienen a su alcance y están desesperados por encontrar el equilibrio en sus vidas.

He estudiado y practicado, (resumiendo de una forma amena y eficaz) materias como: Aromaterapia, astrología evolutiva, iniciación a la astronomía, pensamiento positivo, Hoponopono, Feng shui en el hogar, meditación, Egiptología, Técnicas en educación social, Alimentación energética y emocional, entre otras

Mi misión es dar a conocer terapias a nivel inconsciente, que se han practicado durante milenios y que nos ayudan a comprender nuestra existencia.

Creo que el cambio es posible, independientemente de las experiencias que te hayan acompañado en el pasado.

Durante años, he vivido como mi niña herida, esclava de frenos inconscientes y patrones heredados que no me dejaban ser yo misma, esas rejas mentales, me sumergieron en una tristeza infinita, inapetente de sueños… 

Disfrutaba mucho como asesora de telecomunicaciones, pero, cuando atendía a mis clientes casi siempre me contaban su vida y acababa ofreciendo mi ayuda en aspectos emocionales, que nada tenían que ver con los productos que habían venido a contratar… complementaba ese trabajo, con el de monitora de comedor con niños, y enseguida me di cuenta que ese trabajo iba más allá y cada día inventaba formas nuevas para fortalecer sus emociones …

Pero en aquel entonces me entregaba a las circunstancias, dejando las riendas de mi vida a todos los demás…

Estos apegos enfermizos, me llevaron a un punto de sufrimiento tan grande, que decidí romper con todo e iniciar una relación de amor conmigo misma.

A partir de ese momento, recorrí a través del aprendizaje, una transformación personal con terapias a nivel inconsciente que me llevaron a un despertar de la conciencia y a realizar una profunda investigación a cerca de todos esos problemas que me tenían paralizada durante años. Fue muy difícil, porque ya no sabía ni lo que me hacía feliz…, así que comencé por hacer lo que me gustaba en la niñez.  Siempre, me han fascinado los misterios de las antiguas culturas, sobre todo la egipcia, que ha sido mi gran pasión, junto con la astrología y astronomía. Asi que… apagué la tele y me ocupé en hacer lo que a mí me gustaba y eso incluye, algo tan sencillo como pasear y ver una puesta de Sol o tumbarme a ver el cielo estrellado… 

Los caminos se abrieron y conocí a personas maravillosas que me ayudaron en mi evolución de una forma incondicional y no imponiendo sus ideas a toda costa, sino invitándome a probar otras formas de vivir, pensar y sanarme…

Realicé cuatro viajes iniciáticos al antiguo Egipto. Quería investigar, que se nos ocultó como seres humanos desde la antigüedad y redescubrí que sintonizaban mucho con cursos de desarrollo personal, astrología evolutiva, meditación, yoga…que practicaba en ese momento. Todo aquello, me enseñó que no somos solo un cuerpo y que el ser humano, posee una parte divina, que está en equilibrio también con nuestra misión de vida.

Hemos dejado de observar la naturaleza, de mirar las estrellas, de vivir con magia el día a día… Existen leyes espirituales que funcionan, pero no de igual forma para todos, porque aunque somos iguales, también somos únicos al mismo tiempo

A día de hoy, tengo más de lo que había soñado:  mis hijos. Ellos son el milagro más grande de todo este camino interior. Tan agradecida le estoy a la vida, que (sin pretender ser ejemplo para nadie), prometí que algún día, daría a conocer todo eso que tanto me ayudó. Ese día ya ha llegado: Es hoy.

Más sobre mí

Ir arriba